|

 

 
 
 
 
 

Como cirujano plástico opino que el tratamiento de la cicatriz hipertrófica y de la cicatriz queloide se debe iniciar en forma temprana. Sin embargo, para  el cirujano plástico puede ser adecuado un tratamiento de espera hasta la completa maduración del queloide. Se debe tomar en cuenta que la cicatriz hipertrófica y el queloide una vez se  instauran reemplazan la piel para nunca desaparecer por completo. La diferencia entre cicatriz queloide y la cicatriz  hipertrófica es solo su tamaño y progresión. El queloide se comporta como un tumor, la cicatriz hipertrófica no llega a tal progresión. El queloide incluso puede aparecer sin mayor estímulo mientras que, la cicatriz hipertrófica se asocia a la trasgresión de la dermis. El tratamiento para la cicatriz hipertrófica podría ser más preventivo mientras que el tratamiento para el queloide es más complejo. El del queloide puede requerir la intervención quirúrgica del cirujano plástico. 

La cirugía debe realizarse por un cirujano plástico entrenado. Se buscará por medio de la incisión que los bordes no queden tensionados lo cual aumenta la posibilidad de que aparezca nuevamente el queloide. La instauración temprana del láser una vez se retiren las suturas, la vigilancia en intervención del láser se harán en el momento en que aparezca el primer signo de recurrencia del queloide antes de que sea tarde. Con esta técnica se podrán conseguir mejores resultados. Si se apoya el seguimiento en forma adecuada antes de que se forme nuevamente la lesión esta puede ser debidamente controlada.  

En la cicatrización anormal de algunas heridas se pueden presentar, unas que  cicatrizan deficientemente y otras que presentan una cicatrización exagerada.

Las cicatrices hipertróficas y los queloides, ejemplo de estas últimas, son desordenes fibroproliferativos, a nivel de la capa  dérmica de la piel, que se pueden presentar posterior a trauma, inflamación, quemaduras, cirugía o cualquier otra injuria.

Estas dos patologías representan aberraciones en los diferentes  procesos  de  la cicatrización normal como son la migración celular, la inflamación, síntesis de las sustancias involucradas en todo el proceso, y la remodelación final del tejido; sin embargo  estos desordenes presentan especialmente un depósito excesivo de las sustancias reparadoras, más exactamente las proteínas de la matriz extracelular, lo que da como resultado un proceso aumentado y exagerado de cicatrización.

Aunque estas dos entidades pueden morfológicamente verse muy parecidas y ambas se identifican como una cicatriz excesiva, presentan diferencias tanto clínicas como histológicas con distintos procesos desencadenantes y diferentes tratamientos.

La cicatriz hipertrófica es elevada, de color rojo y rasca, pero permanece dentro de los bordes de la herida inicial, sin sobrepasarlos, se presenta aproximadamente a las 6 o 8 semanas posterior a la lesión y puede empeorar en los siguientes 6 meses.  La fase de maduración puede durar hasta 2 años y podría  mejorar sin ningún tratamiento.

Los queloides a pesar de también ser elevados, rojos y dar la sensación de rasquiña, siempre van más allá de los bordes  de la herida inicial, nunca mejoran espontáneamente, comportándose como un tumor y se asocian a una herencia familiar. Esto hace que el tratamiento de los queloides sea mucho más complejo.

Existen diferentes terapias locales que son  más efectivas, por su presentación clínica, en las cicatrices hipertróficas.  Los queloides pueden ser más resistentes a estas medidas por lo que  usualmente se requiere la combinación con tratamiento quirúrgico (cirugía).

______________________________________________________________

|
SILVIA GONZÁLEZ TOMASKOVICH, M.D.

Clic <AQUI> para entrar a su página web

UNILÁSER  Médica

Clic <AQUI> para otros Artículos

 

 

 
Copyright ® 2001-2013 SusMedicos.com  ALL RIGHTS RESERVED

       Diseño & Mantenimiento: SusMedicos.com
QUALITY MED LTDA.
1
Última modificación: Junio 5, 2012