ARTICULOS RECOMENDADOS DE CIRUGÍA DE TÓRAX


DEFORMIDADES DEL ESTERNÓN

Pectus excavatum * Pectus carinatum
Dr. Luis García-Herreros, M.D.
Cirujano de Tórax

 

Antes de cirugía

Introducción:

Los problemas en la forma del esternón son la causa principal de deformidad de la pared del tórax, produciendo un esternón hundido que es el mas frecuente, técnicamente conocido comoPectus excavatum, o un esternón salido o protruido, que es técnicamente denominado Pectus carinatum, con consecuencias rara vez importantes en cuanto a problemas funcionales respiratorios o cardíacos, pero con repercusiones importantes en cuanto a postura física y autoestima. La corrección con la BARRA DE NUSS por via toracoscópica es hoy en día la manera más fácil y exitosa de hacer la intervención quirúrgica del pectus excavatum o esternón hundido.

Como es el problema?

Después de cirugía

Las deformidades de la pared del tórax son patologías congénitas en su gran mayoría, que afectan principalmente a niños en una proporción de 4:1.  Esta es una entidad que se presenta en 1 por cada 1.000 nacidos vivos como está descrito en la mayoría de las estadísticas occidentales.

El pectus excavatum o pecho excavado representa la mayoría de las deformidades del esternón, seguido este por su contraparte el pectus carinatum o pecho de paloma. Estas dos malformaciones torácicas corresponden a cerca del 90% de todas.

Usualmente estas deformidades tienen solo una implicación estética pues solo en casos muy aislados tienen una repercusión de tipo funcional, afectando la mecánica respiratoria, lo cual solo se da en los casos más severos.

También por desplazamiento y compresión de cavidades cardíacas pueden verse algunos casos de disfunción ventricular. La sintomatología de este defecto generalmente es inaparente hasta que el paciente participa en actividades deportivas exigentes o actividades muy estresantes. El Pectus Excavatum produce en un porcentaje considerable una deformidad estética severa con repercusiones demostradas sobre la autoestima y el desarrollo de la personalidad. Por lo general estos niños son tímidos, inhibidos y retraídos, efectos que se dejan ver sobre todo con el desarrollo y el advenimiento de la adolescencia, se abstienen entonces de participar en actividades en las cuales el tórax es necesariamente expuesto, como ocurre en la natación y las actividades atléticas. Al corregir la deformidad existe una marcada mejoría de la autoestima y en los casos pertinentes de los síntomas respiratorios y cardíacos.

La solución al problema siempre será quirúrgica y para esto existen 2 técnicas:

1- Técnica tradicional o técnica de Ravitch: Es una intervención quirúrgica que requiere anestesia general en la cual se retiran los cartílagos de las costillas a lado y lado del esternón permitiendo posteriormente realizar una fractura del mismo y reposicionándolo en una situación que corrija el defecto estético.

2- Técnica toracoscópica con barra de NUSS: En esta técnica se utiliza una barra de acero que se posiciona por detrás del esternón guiado por toracoscopia, logrando una corrección muy satisfactoria y con una recuperación postoperatoria mucho mas rápida. El resultado estético es mejor pues deja menor cicatriz. Esta barra se retira 3 años después.

Conclusión:

La principal deformidad del esternón que es el esternón hundido o pectus excavatum, produce serios problemas estéticos en la persona y deteriora la autoestima especialmente en los niños y adolescentes.

La corrección quirúrgica es la única alternativa de tratamiento y hoy es posible mediante la aplicación de una técnica mínimamente invasiva como es la postura de la Barra de NUSS por toracoscopia que permite una rápida recuperación de la cirugía y un efecto estético óptimo.

Dr. Luis García-Herreros
Cirujano de Tórax

Clic AQUÍ para conocer al Cirujano

VIDEOS del Dr. García-Herreros
COSTOS de la Cirugía para la Hiperhidrosis
PÁGINA WEB del Dr. García-Herreros: www.luisgarciaherrerosmd.com/

DR. LUIS GERARDO GARCÍA-HERREROS
Teléfonos: (571) 215 0375 – 215 2300 Ext. 1613 – Beeper: (571) 622 0055 Código 12253 Bogotá, Colombia

OTROS ARTÍCULOS DEL DR. GARCÍA-HERREROS:

Compártelo con tus amigos

  • Facebook
  • Twitter
  • Email
  • Google Plus