.

.

   AYUDA PSICOLOGICA

ESPECIALIZADA PARA DIFERENTES SITUACIONES Y CONDICIONES

EN ESTE CASO Y COMO EJEMPLO, PARA LAS PERSONAS TRANS Y SUS FAMILIAS

 

 

Dra. Martha Escamilla R.
Psicóloga especialista en Trauma e hipnoterapia

 

Dra. Martha Escamilla

Desde hace más de dos décadas venimos ofreciendo ayuda psicológica a personas de diferentes ámbitos: directivos y empresarios, médicos, amas de casa, estudiantes, adultos, entre otros, que buscan ayuda por distintas problemáticas: estrés, ansiedad, dolor emocional, depresión, etc. La necesidad de apoyo psicológico no hace diferencias de raza, profesión, religión, orientación sexual, situación laboral, etc.  

Estos estados emocionales, no son “una enfermedad”, son una consecuencia de algo que se vivió o esta viviendo y es importante prestarles atención.

En esta ocasión, nos vamos a centrar en la ayuda para las personas Trans y sus  familias, centrándonos en los distintos problemas que puedan surgir en la realidad que tienen que vivir a diario.

.

.

Cuando una familia busca asesoría a nivel psicológico, porque su ser querido está en un proceso de transición de identidad de género, reportan sentir miedo, vergüenza, culpa y confusión, entre otras cosas. Una de las razones para ello es que, desde que nacemos la mayoría de nuestras experiencias, el rol que desempeñamos, nuestros sueños a futuro y la manera de relacionarnos, están relacionados a nuestro género. El género como dice la Dra. Norwood, es una forma primaria de clasificarnos a nosotros mismos, y a otras personas y cualquier cosa que transgreda estas suposiciones, tiende a crear una sensación de confusión e incomodidad, que puede ser experimentada como intolerable o “necesitada de corrección”. Esto crea malestar y angustia y por ello es recomendable buscar ayuda profesional, y así poder adaptarse y apoyar al ser querido.

 

Muchas veces “esta forma primaria” de identificarnos y/o calificarnos,  hace que cuando se está frente a una persona transgenero, gay, lesbiana o bisexual la sociedad y/o la familia responda  con miedo, ira, dolor, confusión, desprecio, etc, a veces de manera inconsciente.  Recuerdo a un padre que me solicitó ayuda; decía “yo tengo un sobrino que es gay y no me importa, pero que ya sea mi hijo es otra cosa”.  Cuando hay una persona “diferente” en la familia, si queremos apoyarla y conservar la armonía familiar, deberemos desafiar nuestras propias creencias y el sistema de valores. Para ello es importante solicitar ayuda psicologíca, que sirva de guía para este difícil proceso.  

Muchos padres, parejas, hermanos, manifiestan también temor por: la seguridad  física, la salud, el futuro laboral, económico, emocional y sentimental de la persona. Otro temor al que se enfrenta la familia es a la reacción de los otros, cuando sepan que su hijo(a), pareja, padre, es trans

Dependiendo de la posición que cada persona de la familia asuma la experiencia respecto al proceso de transición de genero será mas o menos difícil.  Curiosamente, cuando los padres, parejas, hermanos, hijos empiezan a “salir del closet” y comparten con otros el proceso de transición de genero de la persona de su familia, si encuentran apoyo, empatía y aceptación, les es mas fácil comenzar a normalizar, no solo sus emociones sino la situación, y podrán dar más apoyo a su familiar.

Esta experiencia positiva es muy importante: somos seres sociables y es importante tener el sentido de pertenencia.  Así, a medida que la persona encuentra la ayuda psicológica adecuada, su forma de relacionarse con la persona tras va evolucionando. Van cambiando hábitos de pensamiento y esto, a veces, permitirá a los miembros de la familia empezar a asociar atribuciones positivas con transiciones, y así interactuar con más compasión y comprensión. Lo contrario también es posible, si no encuentra apoyo, y la permanencia en su trabajo esta el peligro, le costará mas ser empático y comprensivo.

El dolor y la tristeza también son propios del proceso de transición, por ello es recomendable que los familiares busquen ayuda para sobrellevarlas. Como menciona la Dra. Norwood (2012, 2013ª):“al estar identificados con nuestro sexo y genero, cuando la persona trans cambia de sexo o genero, y/o ambos, para la familia es  como si hubieran perdido al ser querido y están frente a otra persona que no conocen”. Aunque la persona trans les manifieste que continúan siendo los mismos por dentro, y los padres siguen teniendo un hijo(a) físicamente, la manera de relacionarse psicológicamente cambia.  Y, por otra parte, existen aspectos de su personalidad que se mantienen,  pero el físico ha cambiado. ¿No es esto lo suficientemente  importante para buscar ayuda psicológica?  

La Dra. Boss, (2004) habla de “Perdida Ambigua, que es la experiencia de pérdidas que no están claras y cuando una pérdida no está clara, se vuelve resbaladiza, intangible o confusa. La familia lo vive como una pérdida, como una muerte, aunque la persona siga viva. El “duelo ambiguo”, es cuando los familiares experimentan simultáneamente ambos tipos de pérdida: presencia psicológica-ausencia física, y ausencia psicológica-presencia física.   

La persona trans dice: “sigo siendo el mismo interiormente”, pero es que físicamente ya no lo son, se dan cambios:  físicos, en su manera de hablar, vestir, comportarse, etc. Ya no son “la niña, el niño, pareja, padre, madre”.  Y, para ellos, también esto es un duelo, el cual con ayuda psicológica, será mas fácil integrar el nuevo género. Recuerdo un muchacho, cuyo su padre hizo el cambio de género, que decía: “antes yo jugaba al futbol con papá, ahora no. Ella dice que “es la mismo, que me quiere igual”, pero yo no lo siento así, nada es igual, ya no es él, ya no es divertido y no quiero me que me lleve al colegio, mis compañeros  se burlan de mí, de él y me duele, me da vergüenza. Yo no quiero ser como él. Yo ya tenía una mamá, no necesito otra. Pero luego cuando lo veo triste y me siento mal, se que me quiere pero me cuesta acercarme”.  Gracias a la ayuda pudo llevar acabo el proceso de una manera satisfactoria para todos.


Estos son ejemplos de pérdida ambigua: la persona esta presente psicológicamente pero no físicamente, y esto crea confusión e incertidumbre para todos.

Algunos padres trans deciden hacer su transición cuando los hijos son adultos para evitar perturbar el funcionamiento familiar. Incluso hay personas que pueden esperar hasta después de la jubilación para hacer la transición y evitar problemas en el trabajo. Otros pueden, incluso, decidir esperar a la muerte de sus propios padres para evitar enfrentar las posibles reacciones negativas de ellos (Hines, 2006).  

En la terapia o ayuda psicológica, se busca ir  negociando, entre los integrantes de la familia, el nuevo rol. Se van haciendo ajustes y, poco a poco, se va encontrando el equilibrio. Cuando “la inconformidad con su género” ya no es un secreto y se puede hablar de el abiertamente, cuando la persona se puede integrar de nuevo en la familia “sintiendo que su genero y su físico se corresponden”, y aprenden a vivir con la ambigüedad, es un proceso muy sanador para la persona trans y su familia Para llegar a este punto se recorre un largo proceso. En algunas ocasiones, se logra; en otras, se logra parcialmente; y en otras, no se logra y se produce una ruptura en la comunicación familiar.  Algunas de las personas trans que buscan ayuda psicológica mencionan que esta ambigüedad de sus familias les crea un conflicto interno y un sentimiento de inautenticidad.

Ellos también conviven con sentimientos contradictorios: por un lado, tienen el deseo y la necesidad de ser autónomos y ser ellos;  y por otro, tienen el deseo y necesidad de la conexión familiar.  De hecho uno de los mayores temores con que las personas trans conviven diariamente es con la incertidumbre de si serán aceptados o no por su familia. Vivir en este estado constante de estrés e incertidumbre, el sentir que no tiene control sobre las situaciones, el sentirse inseguro,  no escuchado, visto ni apoyado, no solo por su familia, sino por el sistema, por la sociedad, puede llevarlo a una depresión, a sentir ansiedad y tener una respuesta traumática.

Hay personas trans que, por falta de apoyo, se han suicidado.  Como dice Mery Lois Dorrejo “Hay un grupo de personas que no nacimos vulnerables, sino que la sociedad nos hace vulnerables”.  

La ayuda psicológica es fundamental ya que durante este proceso toda la familia experimenta situaciones ambiguas que producirán emociones ambivalentes: amor-odio, aceptación- rechazo, esperanza-desesperanza, culpa-rechazo. Y, a pesar que son normales y en terapia se le ayuda a la persona a vivir con esta ambivalencia como algo natural, igual producen una lucha interna que repercutirá en la salud mental y física de todos los miembros de la familia, pudiendo ocasionar problemas de comunicación y conflictos que a veces  son irreparables.  El  proceso  para la persona trans es muy complejo y, más aún, si hay cirugías de por medio. Es importante la ayuda porque en la transición hay muchos cambios asociados al proceso: nombre y pronombre, la manera de vestir, modificaciones en la voz, manera de comportarse o gestos, cambios físicos y de fisonomía, alteraciones físicas (senos, etc.), y esto lleva a un nuevo rol que desempeñarán en la familia, en el trabajo, y en las relaciones.

Muchas personas trans son atacadas, excluidas de la sociedad y, a veces, de sus propias familias.

Algunas personas en su desesperación y por falta de recursos, toman decisiones equivocadas sobre los tratamientos que se hacen y terminan con otros problemas graves de salud, lo cual conlleva a un estrés adicional para ellos. Por ello es importante que las personas trans y sus familias, busquen organizaciones que provean ayuda psicológica, ya que tienen muchos frentes abiertos y durante el proceso se van viviendo cambios que son difíciles de transitar. Hay casos donde hay tantos conflictos y problemas que la persona trans no pueda vivir bajo el mismo techo que sus padres o pareja.  

Resumiendo, los padres deben hacer su propio proceso de duelo,  aprender a  vivir con la ambivalencia,  con la ausencia y la presencia, con la diferencia y la igualdad, con el ser y el no ser y darle un sentido a toda esta experiencia. Dr. Boss (2006). Esto le permitirá aumentar su resilencia , dar el apoyo que su hijo necesita y conservar la armonía familiar.

Dra. Martha Escamilla R
Psicóloga especialista en Trauma e hipnoterapia

Página Web:  www.TraumaTreatments.com
Correo:                 m.escamillar@gmail.com
Teléfonos:                  SPAIN: (+34) 635 989 753
                                                       314 443 0463

 

BIBLIOGRAFIA

–  Loss, Trauma, and Resilience (2006), Dr. Pauline Boss.
–  Journal of Family Communication , Transitioning Meanings? Family Members
   Communicative Struggles Surrounding Transgender Identity
Kristen Norwood
  (2012)
–  Grieving Gender: Trans-identities, Transition, and Ambiguous Loss Kristen Norwood
Published online: 21 Nov 2012.              
                                                                   —

. .

DRA. MARTHA ESCAMILLA ROCHA

  PSICÓLOGA, PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA, Bogotá  1987.
  EXPERTA EN PSICOTERAPIA E HIPNOSIS. Instituto Ericksoniano de Madrid, Junio 2010- 2012 y la Sociedad Ericksoniana de Nueva York  (NYSEPH). 2005
  CONSEJERA EN ADICCIÓN. Universidad de Miami, 1995.
  PROGRAMA PARA ESTUDIOS SUPERIORES EN TRAUMA INTERNACIONAL. New York University. Nueva York 2002.
  TERAPIA DE GESTALT. Gestalt Center of Psychotherapy. Nueva York 2001 a 2004.
  Experiencia Somática(SE), Dr. Peter Levine, Diane Poole. Nueva York 2003 a 2005.
  HIPNOSIS ENFOCADA A LAS SOLUCIONES, Diplomado. Rob McNelly. Melbourne, Australia.  Febrero a Noviembre 2018
  SENSORIMOTOR PHYCHOTERAPY,  Regulación del Afecto, defensas y memorias Traumáticas.  Nivel I,  Madrid, Junio-Noviembre 2015

  ASSESSMENT AND INTERVENTION WITH SUICIDAL CLIENTS, Dr. John Sommers-Flanagan, Dr. Victor Yalom.  Continue Education Psychoterapy.net Octubre 2018
  UNDERSTANDING AND APPLYING AMBIGUOUS LOSS. Dr. Pauline Boss. University of Minnesota – Otoño 2018

 

.

.

.

.