El rol del médico pediatra es de gran importancia para el desarrollo y el crecimiento de los niños. Una de las mayores preocupaciones de los padres es la salud de sus hijos y ,por eso, en este artículo decidimos hablar un poco sobre algunos temas que realmente son importantes sobre la pediatría, la importancia que tiene en la vida de un hijo y su impacto en la edad adulta.

¿Qué es la pediatría?

La pediatría es una especialidad médica que estudia a los niños (desde el momento en que nacen) y sus enfermedades. El término proviene de la conjunción de dos palabras griegas: paidos, que significa niño, e iatrea, que se define como tratamiento. Así pues, la pediatría se puede determinar como una rama de la medicina, dedicada al estudio y tratamiento de niños sanos o enfermos, cuyo campo de acción es aún más complejo que la simple traducción de estos dos vocablos griegos.

Con todo esto, podemos decir que aunque todos los médicos merecen un gran reconocimiento y respeto por el compromiso que asumen al velar por la salud, hay que destacar que el médico pediatra es de los profesionales más admirables en la práctica médica. Por un lado, puede llegar a ser un gran preventor de anomalías y enfermedades futuras, dándonos la posibilidad de tratarlas a tiempo. Por otro lado, la infancia y la adolescencia son las etapas más delicadas de nuestro crecimiento.

Con el paso de los años, todas las vivencias que hemos acumulado se irán conformando en experiencias, de las que seremos capaces de aprender, y que nos marcarán a lo largo de nuestra vida. Por lo tanto, el papel de la pediatría va más allá del ámbito del cuidado corporal, o de la salud de un niño, estos especialistas deben ser capaces de tener habilidades muy especiales, que realmente los distinguen del resto de los profesionales médicos.

¿Qué características debe reunir un pediatra?

Un médico pediatra, como hemos dicho, debe reunir características muy particulares para la atención de niños. Deben poder cumplir los requisitos que los padres buscan encontrar en un médico, pero también deben demostrar que son capaces de ganarse la confianza de los niños.

Por lo tanto, hay ciertas capacidades que reúnen los pediatras que pueden hacer la diferencia entre el resto de los profesionales médicos, algunas de ellas son:

  • Los pediatras deben demostrar que tienen una afinidad natural por los niños, al mismo tiempo deben tener una gran capacidad de demostrar seguridad y compromiso, para ser merecedores de la confianza de sus padres.
  • El pediatra debe ser una persona prudente y observadora, usar el sentido común y ser capaz de escuchar al niño
  • Respetar al niño, dedicar el tiempo necesario a la consulta o al control, tener paciencia y serenidad
  • El pediatra debe estar bien organizado y ser capaz de enseñar e inspirar a los padres y al mismo niño, para que colabore con los exámenes o los tratamientos que se decidan aplicar, haciéndolos partícipe de las decisiones, siempre que sea posible.
  • Recurrir al registro del historial médico y realizar exámenes completos y meticulosos.
  • La pediatría requiere habilidades de coach o relacionista público. Cuando se trata de adolescentes, es especialmente importante crear una atmósfera en la que puedan comunicarse fácilmente todo tipo de temas.
  • Por otro lado, los pediatras deben elegir sus palabras con mucho cuidado. Aunque el sentido del humor puede afianzar la relación médico-paciente en la mayoría de los casos, no todos los niños están preparados para comprender frases con doble significado.

Tipos de pediatras

Además de saber qué es un pediatra, es importante recordar que existe un equipo de profesionales que se especializa en anatomía infantil, y a tratar las enfermedades más comunes, especialmente en niños y adolescentes. Algunos de ello son los que se especializan en las siguientes ramas pediátricas:

  • Odontología Pediátrica: Odontólogos especializados en el cuidado y tratamiento de las enfermedades y problemas orales y dentarios de los más pequeños.
  • Oftalmología pediátrica: Se refiere a los responsables de la evaluación, el tratamiento y la cirugía de las enfermedades oculares.
  • Neurología: evalúa a pacientes con enfermedades del sistema nervioso central.
  • Gastroenterología: Es responsable del tratamiento de enfermedades del tracto digestivo. Además, los gastroenterólogos pediátricos, son expertos en endoscopia para procedimientos de diagnóstico y tratamiento.
  • Neumología: Se encarga de la investigación y el tratamiento de diversas enfermedades pulmonares. Estos especialistas también realizan los procedimientos de diagnóstico y tratamiento mediante broncoscopia específicos en niños.
  • Enfermedades infecciosas: Investigación y tratamiento de enfermedades causadas por microorganismos (virus, bacterias, hongos, parásitos).
  • Endocrinología: Esta especialidad se encarga de la evaluación de enfermedades hormonales.
  • Alergólogos: Se encargan de la atención de enfermedades relacionadas con reacciones alérgicas, ya sean provocadas por factores ambientales, factores infecciosos y / o fármacos.
  • Genética: Estudia las enfermedades genéticas.
  • Hematología pediátrica: Esta especialidad investiga y maneja enfermedades relacionadas con los componentes sanguíneos.
  • Psicólogos infantiles: permite el tratamiento de pacientes que padecen trastornos depresivos y de ansiedad.
  • Pediatras especialistas en el estudio de enfermedades hepáticas y de vías biliares.
  • Cardiología pediátrica: dedicados a atender pacientes con cardiopatías congénitas, arritmias y otros problemas relacionados, y realizar exámenes ecocardiográficos.
  • Oncología pediátrica: Los profesionales de esta especialidad son responsables de la evaluación, el diagnóstico y el tratamiento del cáncer infantil.
  • Inmunología pediátrica: Se ocupa de enfermedades relacionadas con el sistema inmunológico en niños.
  • Nefrología pediátrica: Estos especialistas realizan el diagnóstico y tratamiento de enfermedades relacionadas con el riñón y el tracto urinario.
  • Reumatología infantil: Especialistas a cargo de enfermedades de las articulaciones.
  • Cirugía pediátrica: Este profesional se encarga del manejo de enfermedades que requieren intervención quirúrgica en niños.
  • Ortopedia pediátrica: Es la rama ortopédica, que se ocupa de tratar las enfermedades óseas infantiles.

 

Pediatras a domicilio

Una característica muy común entre los médicos pediatras, es la disposición que muestran en realizar visitas o consultas a domicilio, lo que es muy conveniente en ocasiones. Esto permite ahorrarte preocupaciones ante una eventualidad, o alguna urgencia.

Antes de que el médico llegue a tu casa, posiblemente, te pedirá colaboración para conocer sobre los síntomas, cuándo comenzaron y como ha sido su evolución, así como cualquier otra información que pueda determinar la urgencia de la visita.

Más allá de esto, cuando un niño se enfrenta a un problema de salud que requiere una evaluación médica, o ante una emergencia, es importante que tengas la posibilidad de contar con un pediatra que brinde servicios de asistencia a domicilio.

 

¿Hasta qué edad puede atenderte un pediatra?

La pediatría es una especialidad médica dedicada a la salud del niño desde el nacimiento hasta la adolescencia.

Podemos afirmar que es una de las ramas de la profesión médica que más atención presta a la prevención. Su objetivo es permitir que los niños logren un crecimiento y desarrollo físico y mental completo.

Si nos basamos en un orden cronológico, la pediatría abarca la atención médica desde el nacimiento hasta la pubertad, en el que se pueden distinguir siete períodos característicos en el desarrollo de un niño, estos son:

  • Recién nacidos, de 0 a 7 días.
  • Neonatos, de 7 a 29 días.
  • Lactantes menores, desde el mes hasta los doce meses. Lactantes mayores, del año a los dos años de vida.
  • Preescolares, de los dos años a los cinco.
  • Escolares, de los cinco años a los diez.
  • Preadolescentes o Prepúberes, a partir de los diez años hasta los doce.
  • Adolescentes, etapa considerada entre los doce y los dieciocho años de edad.

Ha quedado claro, entonces, que la pediatría es una especialidad médica dedicada al tratamiento de enfermedades infantiles. Esta rama de la medicina también incluye la prevención de posibles enfermedades a través de vacunaciones e inspecciones periódicas. Durante los primeros tres años de vida de un bebé, el trabajo de un pediatra se basa en controlar el peso y la altura del niño para asegurar su buen desarrollo.

Por otro lado, la atención pediátrica se extiende hasta los dieciocho años, ya que está ampliamente demostrado que puede llegar a definir la calidad de vida posterior del niño, incluso, del adulto. Está claro que esta etapa puede ser decisiva en la prevención del desarrollo de ciertos hábitos nocivos en la etapa de adolescencia, como el tabaco, la obesidad, el tratamiento responsable de enfermedades degenerativas o crónicas. Además, porque esta es una de las etapas más decisivas de la vida, durante la cual la prevención temprana es fundamental para la salud futura.

 

Historia de la pediatría

En comparación con otras profesiones médicas, se puede decir que la pediatría es una de las ramas más modernas de la medicina. En el pasado, los médicos que trataban adultos eran los mismos que atendían y trataban las enfermedades de los niños.

En la antigüedad, la pediatría no existía como disciplina médica. Pero, la razón de su distinción con las especialidades que se le brinda a los adultos es que, aunque en términos generales las enfermedades de los niños se consideran iguales a las de los adultos, el organismo infantil reacciona y se comporta de diferente manera.

Fué viendo esto que, desde el comienzo de la época del renacimiento, el tratamiento de las enfermedades infantiles comenzaron a considerarse una profesión médica. Aunque no fue hasta el siglo XIX que la pediatría se convirtió en una de las especialidades médicas, reconocidas en el campo científico.

Francia y Alemania son los primeros países en desarrollar conocimientos y servicios pediátricos modernos.

5 Hechos históricos de la pediatría en Colombia

  • El 22 de septiembre de 1868 se inició la pediatría en Colombia.
  • En 1881 se dictó la primera cátedra de pediatría, dirigida por el médico Gabriel J. Castañeda.
  • El primer pediatra que recibió formación pediátrica formal en Colombia, fue el Dr. José Ignacio Barberi, quien estudió en Londres.
  • El Hospital Misericordia se estableció en Bogotá en mayo de 1906, que fue el primer hospital pediátrico de Colombia.
  • En 1917 se crea la Sociedad Colombiana de Pediatría con sede en Bogotá.